Ahorro doméstico (III): Eficiencia de uso de aparatos electrónicos

16 mayo 2011 · ¡Comentar!

Como ya os hemos hecho ver en anteriores artículos sobre el ahorro doméstico, el verdadero gasto de dinero empieza en nuestra propia casa cuando hacemos un uso irracional de los electrodomésticos que requieren energía.

La factura de la luz se ha disparado en los últimos tiempos, por lo que no sería muy exagerado afirmar que no cuidar el gasto que realizamos en nuestro día a día es equivalente a irnos de compras con regularidad y comprar cosas que no necesitamos en absoluto.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, cuando dejamos encendido un aparato electrónico sin necesitarlo estamos consumiendo energía y gastando dinero en vano. Si nos acostumbramos a apagar el ordenador o el televisor en esos momentos en los que no los utilizamos, ahorraremos considerablemente y contribuiremos a no malgastar recursos.

Otra idea crucial pasa por que cuando apaguemos un aparato electrónico, lo apaguemos del todo. Es decir, muchos de los electrodomésticos que se accionan por control remoto están dotados de la funcionalidad que conocemos como stand by, esa lucecita roja que queda siempre encendida y que puede llegar a consumir una tercera parte de la energía que el aparato requiere estando encendido. Es mucha diferencia, ¿no?.

Si somos de esos que cuando quitamos el móvil de cargar dejamos el cargador enchufado a la red, debemos saber que seguimos consumiendo una energía que se pierde. Lo mejor es acostumbrarse siempre a desconectar el cargador de la red eléctrica, y esto es igual para todos aquellos aparatos que funcionan por carga de batería.

Si por nuestro ritmo de vida o el uso que hacemos de diversos aparatos, nos vemos en la necesidad de desconectar periódicamente de la red diferentes dispositivos (por ejemplo en aquellas viviendas que se utilizan sólo los fines de semana o en períodos concretos) pero no podemos quitar los automáticos porque necesitamos que algo como una nevera o un acuario siga funcionando, una buena idea puede ser que utilicemos dispositivos en nuestros enchufes que permitas una fácil desconexión de la red, por ejemplo el switch que vemos en la imagen, o las regletas que desconectan o conectan varios enchufes de golpe tan sólo presionando un botón.

Otra opción interesante puede ser que utilicemos temporizadores en los enchufes para que los aparatos se desconecten automáticamente de la red eléctrica y no sigan consumiendo, ya sea en momentos puntuales o para cualquier necesidad periódica que nuestra vida cotidiana requiera, por ejemplo que se apague un televisor por completo una vez que nos hayamos dormido, pues la función de temporizador que suelen incluir los televisores no desconectan el stand by.

Finalmente, un último consejo que debería ser el primero que se tenga en cuenta y que está referido a la adquisición de nuevos aparatos electrónicos. Cuando vayas a comprar uno nuevo, ten en cuenta que la diferencia de consumo energético entre productos similares puede llegar a ser hasta del 90%, de modo que una compra inteligente responderá al hecho no sólo de ahorrar dinero en la propia compra, sino de saber qué aparato nos saldrá más barato a largo plazo por su bajo consumo.

Vía: Rodes

Imagen: Decoración2.0; Saveonlinestore

Comenta!

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.