Los controles de drogas en saliva serán obligatorios a partir de diciembre

26 julio 2010 · ¡Comentar!

El próximo 23 de diciembre de 2010, con la entrada en vigor del Código Penal, será obligatorio que los conductores se sometan al control de drogas mediante la saliva, una medida con la que se pretende acabar con el agravio comparativo que supone sancionar o incluso penar a las personas que conducen bajo los efectos del alcohol, pero no a aquellas que lo hacen habiendo consumido cualquier otro tipo de drogas.

La prueba se llevará a cabo mediante unos dispositivos que, según afirma el Fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, son lo suficientemente fiables como para detectar si una persona conduce bajo los efectos de alguna droga, al margen de que los agentes reciban una formación adicional que les permita en cada caso discernir si la prueba procede y de que se realicen pruebas de contraste mediante análisis de sangre, en caso de que el análisis de la saliva dé positivo.

Debido a que en la actualidad la regulación sobre este aspecto era insuficiente, se ha decidido dar este paso después de que el proyecto europeo Druid realizara en España un estudio epidemiológico que diera como resultado que el 12,2% de los conductores había consumido cannabis o cocaína.

A partir de que entre en vigor la obligatoriedad de someterse al control de drogas mediante la saliva, negarse a la prueba será considerado un delito penal, y se podrá castigar con penas de seis meses a un año prisión, así como la retirada del permiso de conducir de uno a cuatro años.

Lo que ocurrirá después de que un conductor se someta a este prueba, en caso de dar positivo o de presentar signos evidentes de haber consumido alguna sustancia prohibida, será que se le realizará una segunda prueba en laboratorios autorizados por la Administración. Posteriormente a ella, el conductor podrá solicitar una nueva prueba de contraste ya sea mediante análisis de sangre, orina u otras pruebas similares.

Lo recomendable sería realizar la prueba en laboratorio sobre un mililitro de saliva, aunque según la Fiscalía de Seguridad Vial se ha comprobado que cantidades más pequeñas (entre 0,2 y 0,2 ml.) ya se puede analizar, lo que evitará problemas de sequedad de boca o esfuerzos para salivar por parte del conductor sometido al control.

Vía: prnoticias

Imagen: Flickr / .Robert.

Comenta!

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.