Consejos para ahorrar en alojamiento en vacaciones

Por pepecar.com

Una de las principales preocupaciones de las familias cuando llega el verano es el coste de las vacaciones, el cómo conseguir pasar unos días alejados de la ciudad y la rutina que sean agradables, pero que a la vez no suponga un gasto desorbitado.

Por norma general, cuando practicamos turismo en nuestro propio país, el mayor desembolso de dinero que debemos hacer en vacaciones se debe al alojamiento. Es por eso que es este un punto crucial, pero existen diferentes formas de lograr encontrar opciones baratas.

Cuando se viaja en familia durante un largo período de tiempo, pagar por alojarse en un hotel puede ser inalcanzable para muchos, por lo que una buena alternativa, sobre todo si se tienen niños pequeños, es pasar las vacaciones en un camping, donde se puede alquilar una tienda grande o una caravana por precios muy asequibles.

Si somos jóvenes y viajamos con los amigos, una alternativa a montar una tienda de campaña en un camping puede ser alojarnos en un albergue juvenil. En España hay muchos y están en estupendas condiciones, incluso los hay realmente apetecibles, como 4You Youth Hostel, del que os hablábamos hace tiempo y que propone un concepto de albergue juvenil innovador. Un buscador de hostels muy útil es HostelWorld, échale un vistazo.

Si queremos hospedarnos en un hotel, sí o sí, comparar precios y reservar con antelación abaratará mucho los costes. Procura definir con tiempo las fechas en las que viajarás, pues una vez que se nos echa encima el verano, la demanda aumenta y los precios suben. Además, los primeros hoteles que se llenan son los que mejor relación calidad precio tienen. Busca por Internet, compara precios… Te serán de mucha utilidad los buscadores de hoteles, como HotelCalculator, que te permitirán hacer búsquedas filtrando por precio, localizando con un sólo clic aquellas opciones más económicas.

No olvides que una habitación en un mismo hotel puede tener precios distintos si se reserva directamente en la web del hotel que si se contrata a través de un buscador de hoteles, o incluso entre diferentes buscadores. Nuestra recomendación es que te tomes un tiempo prudencial en buscar y comparar. Si viajamos en familia, pero no tenemos “espíritu de camping”, nos saldrá siempre más económico alquilar un apartamento o un bungalow. Las casas rurales también son una buena alternativa. En estos casos ahorramos dinero no sólo por persona y noche, sino también en comidas, pues podemos prepararlas nosotros mismos al disponer de cocina.

Relativamente novedoso y muy interesante es la opción del intercambio de casas, un sistema mediante el cual ofrecemos nuestra vivienda para que la ocupe otra familia en vacaciones, y a cambio podemos encontrar una vivienda en casi cualquier lugar del mundo en las mismas condiciones de uso y disfrute. La web Intercambiocasas.com pone en contacto a personas interesadas en este tipo de trueque.

Y finalmente, si se viaja solo o en pareja, podemos recurrir al CouchSurfing y quedarnos a dormir en casa de gente que nos hace un hueco a través de la web Couchsurfing.org, una comunidad de internautas viajeros que se ofrecen a hospedar personas en su sofá o cuarto de invitados y a cambio ellos después pueden alojarse en casas de otros miembros de la comunidad de manera gratuita. Alternativas existen para todos los gustos y posibilidades económicas.

Esperamos que después de leer este artículo tengas más claro de qué modo puedes ahorrarte un buen dinero en el alojamiento durante tus merecidas vacaciones.

Imagenes: FireFly; Gmt+100; Vidas en Movimiento