Pantano de San Juan, ¿Quién dijo que Madrid no tiene playa?

Por pepecar.com

Entre los términos municipales de las localidades madrileñas de San Martín de Valdeiglesias y Pelayos de la Presa se extiende, imponente, el embalse de San Juan, uno de los pocos de la Comunidad de Madrid en el que está permitido el baño, donde es posible practicar deportes náuticos y las actividades acuáticas a motor, y que cuenta en total con unos 14 kilómetros de playa.

El Pantano de San Juan tiene como finalidad abastecer de agua a la zona suroeste de la Comunidad de Madrid y también es utilizado para la generación de energía eléctrica. No obstante, la principal finalidad del embalse es la de atraer a las miles de personas que se acercan cada año para disfrutar del ocio y de las actividades que el pantano ofrece.

Enclavado entre los pinares que se alzan al cielo desde las primeras estribaciones de la sierra de Gredos, el pantano de San Juan es un lugar muy concurrido no sólo por turistas, sino también por excursionistas que se desplazan a la zona en busca de tranquilidad y aire puro, un valor añadido a la vertiente deportiva y de ocio que posee la zona.

Tanto quienes vivan en Madrid como aquellos turistas que visiten la capital y deseen un día de campo y baño al mismo tiempo, disfrutarán de lo lindo si se deciden a viajar hasta el embalse de San Juan, una excursión para la que será buena idea optar por un alquiler de coches en Madrid en caso de no tener vehículo propio, pues así podremos desplazarnos libremente por los parajes de la sierra de Gredos y seguir el curso del río Alberche.

Desde la capital, la carretera M-501 en dirección Madrid/Ciudad de La Imagen/Boadilla,  nos llevará derechos hasta las localidades de Pelayos de la Presa y San Martín de Valdeiglesias.

Desde Madrid se encuentra a aproximadamente 76,7 kilómetros de distancia y una hora en coche. Hay muchas zonas de aparcamiento, aunque el último al que se puede acceder por la carretera está reservado para los bañistas. Toda la zona está repleta de restaurantes, chiringuitos y bares.

Los lugares preferidos por los visitantes son el Cerro de San Esteban, situado en la margen derecha del pantano, y la Lancha del Yelmo, en la orilla izquierda, mientras que las mejores áreas para el recreo son la Virgen de la Nueva y El Muro. Para comer, podemos llevar un picnic o bocadillos. También es posible hacerlo en algún chiringuito de la zona, o en las poblaciones aledañas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dentro de las muchas actividades acuáticas que se pueden practicar en el Pantano de San Juan, encontramos: Ski acuático, piraguas o kayaks, wakeboard, paseo en motoras, flyboard, bananas acuáticas… y una gran cantidad de actividades al aire libre que podéis contratar directamente allí.

No muy lejos se encuentra el Tiemblo, por donde pasa la Cañada Real y donde podemos visitar los famosos Toros de Guisando, el Monasterio de los Jerónimos, los puentes de Valsordo y Santa Yusta, unidos sobre el río Alberche, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, con torre del S. XV, la ermita barroca de San Antonio o los Hornos de las tinajas.

Si queremos pasar en la zona el fin de semana completo, una buena opción de alojamiento para no perder el contacto con la naturaleza tampoco durante la noche sería alquilar una parcela en el camping La ardilla roja, que, además de ofrecernos pernoctar en una tienda de campaña, cuenta con alquiler de bungalows y Móvil-Home, bien dotados y a un precio bastante asequible.

Imagen: Fotonazos;   Wikimedia Commons / Manjeet Bawa