Consejos para disfrutar de unas felices vacaciones

Por pepecar.com

Cuando nos vamos de vacaciones solemos hacerlo a un lugar que es nuevo para nosotros, reservar en un hotel que no conocemos y enfrentarnos, en general, a una serie de aspectos que quedan fuera por completo de nuestra rutina, agotadora sí… pero segura.

Para que nuestro merecido descanso anual nos salga de diez conviene tener en cuenta una serie de aspectos que prever, para evitar sobresaltos o disgustos que empañen nuestra felicidad estival.

El primer aspecto que conviene tener en cuenta es asegurarnos de que nuestro domicilio, que vamos a abandonar durante un periodo de tiempo prolongado, queda a salvo de posibles ladrones. Para ello, es importante que cerremos bien las puertas y las ventanas en caso de resultar accesibles y que evitemos que pueda haber pistas de nuestra ausencia.

Por ejemplo, un buzón repleto de publicidad o cartas es una evidencia de que un domicilio se encuentra vacío.  Es importante que le pidamos a un vecino que recoja nuestra correspondencia a diario e incluso, si tenemos la suficiente confianza con él, le digamos que pase de vez en cuando a abrir y cerrar perisanas o encender luces para dar sensación de que la vivienda está habitada. Si no, al menos no dejemos puesto en el buzón el piso con el que se corresponde.

Otra precaución que debemos tener es no comentar en los comercios o calles del barrio que vamos a estar fuera en determinadas fechas, pues nunca sabemos quién puede estar escuchado y tomando buena nota de ello. Adicionalmente, como ya os aconsejábamos hace un año, no contéis que os marcháis de viaje en Facebook u otras redes sociales.

También es necesario asegurarse de qué servicios se contratan y en qué términos, por ejemplo de una aerolínea, para saber el tamaño de maleta o peso exacto, los requisitos concretos para el embarque, etc. Antes de alquilar un coche infórmate bien, conoce las condiciones y pregunta las posibles dudas. En este artículo os dábamos siete consejos para alquilar un coche que os serán de utilidad.

En lo que respecta al hotel, asegurémonos de que verdaderamente disponen de los servicios que ofrecen. Por ejemplo, se han dado casos de hoteles que decían estar adaptados para minusválidos tan sólo por contar con una rampa en la entrada, pero que luego no disponían ni de habitaciones y baños adaptados, ni de más de un ascensor por si hubiera una avería.

En caso de que viajemos en nuestro propio coche debemos asegurarnos antes de partir de que se encuentra en perfectas condiciones mecánicas para enfrentarse a un largo viaje por carretera. Revisa tu vehículo antes de salir de vacaciones en un taller donde comprueben que los sistemas de seguridad funcionan correctamente y los niveles de los líquidos son óptimos.

Una vez en tu destino, no descuides nunca tus pertenencias en playas o terrazas o si caminas por lugares concurridos. Tampoco abandones el coche si portas en su interior algo visible ni hagas caso de las personas que se acerquen a ti a contarte alguna “historia para no dormir” o guías turísticos que no sean oficiales.

Si utilizas taxis, comprueba siempre que ponen en marcha el taxímetro. En bares y restaurantes, pregunta siempre por los precios antes de pedir y trata de pagar con el dinero exacto o de no hacerlo con billetes muy grandes (sobre todo si te encuentras en un país en el que la moneda es diferente).

Evita tomar el sol al “estilo bacon”, es decir, vuelta y vuelta, en las horas centrales del día. Recuerda que la piel tiene memoria y el sol puede hacer mucho daño. Los niños en la playa, con camiseta los primeros días y después con protección solar muy alta. Tampoco practiques deporte en las horas de mayor incidencia solar para evitar un golpe de calor. Y, si tienes un poco de aprecio a tu coche y a tu salud y quieres evitar el calor extremo en el coche, ni se te ocurra aparcar tu coche al sol, ya que las toxinas que puede desprender en el aire pueden hacerte mucho daño.

En las playas, sigue siempre las recomendaciones de los socorristas y no te bañes cuando haya bandera roja. Evita aquellas playas en las que no haya ni un alma (al menos en España, donde raro es que no parezcan una manifestación). Piensa que si no hay nadie bañándose en ellas, por algo será, desde la presencia de medusas hasta algún tipo de vertido contaminante.

Esperamos que siguiendo estos consejos logres disfrutar de unas vacaciones maravillosas. ¡Ya nos contarás a la vuelta!