Qué hacer en Lasarte Oria

Por Fiorella

Lasarte-Oria es un municipio español de la provincia de Guipúzcoa, comunidad autónoma del País Vasco, situada a escasa distancia de la capital guipuzcoana, San Sebastián; exactamente a unos diez minutos de las increíbles playas de San Sebastián. Lasarte-Oria ofrece a sus visitantes la belleza natural e inigualable del valle del Oria, así como los servicios y comodidades propias de una ciudad moderna e importante que, con el tiempo, ha llegado a ser el auténtico punto de referencia para los municipios cercanos, por ello no es solo una zona bella para conocer sino también una ciudad moderna y llena de ambiente para disfrutar.

Entre los muchos sitios que visitar en esta ciudad destaca a sobremanera el Convento de las Brígidas, de obligada visita para cualquier turista o curioso que quiera conocer la zona en profundidad. Otro punto obligado también es el famoso Hipódromo; pero la mayor riqueza se encuentra en un entorno natural privilegiado del que podremos disfrutar realizando excursiones o paseos.

Uno de los lugares que debes visitar si estás en Lasarte-Oria es el Peine del Viento, situado al final de la playa de Ondarreta, en el extremo oeste de San Sebastián y a los pies del monte Igeldo. El Peine del Viento es una de las obras más conocidas de Eduardo Chillita, un importante escultor, y fue instalada en este lugar en 1977, en colaboración con el arquitecto Luis Peña Ganchegui, que fue el encargado de diseñar el entorno. Se trata de un conjunto escultórico formado por terrazas de granito de color rosa y tres piezas de acero aferradas a las rocas que resisten a los continuos embates del mar. Esta impresionante obra convierte el espacio en un sitio mágico desde donde además de contemplar la belleza natural de alrededor, el mar y las olas que golpean en días de temporada; los sonidos que atraviesan el sistema de tubos crean un sonido muy peculiar y hacen un espectáculo muy impresionante para quienes transiten por ahí.

Otro lugar muy bello que puedes visitar es el Palacio de Miramar, un lugar que parece de película y que fue construido a petición de la Reina María Cristina de Austria, entre dos playas, en un lugar donde había una ermita que tuvo que ser trasladada. Fue diseñado por el arquitecto inglés Selden Womun y construido por el maestro José Goikoa; en un inicio estuvo, y durante años, en manos de la realeza española, siendo su residencia de verano y también el colegio de Juan Carlos de Borbón. En 1973 el Ayuntamiento adquirió el Palacio de Miramar y desde entonces se convirtió en sede de los cursos universitarios de verano de la Universidad del País Vasco.

A los alrededores de Palacio puedes encontrar unos jardines de un verde intenso, decorados con centros de flores y pequeños árboles y por supuesto el fondo de ensueño de la Bahía de La Concha, encontrarás las mejores vistas desde ahí, sin lugar a dudas. Los jardines de Palacio terminan en una colina rocosa que separa la playa de La Concha y la playa de Ondarreta, cuando la marea está baja, se puede descender hasta la arena y cruzar de una playa a otra por la orilla. Este lugar es conocido como Pico del Loro, pero en realidad su nombre original es Pico de Loretopea y proviene de la ermita dedicada a la Virgen de Loreto que estuvo ahí hasta 1876 y que fue trasladada al barrio del Antiguo para construir el palacio.